Psico-mitos en las academias argentinas

Estudio encuentra que más del 70% de los alumnos en todos los niveles de la Carrera de Psicología del Instituto de formación docente cree en mitos de psicología popular.

Es conocido en todo el mundo el pésimo nivel de las facultades argentinas de psicología. Para empezar, gran parte de estas carreras se basan en una pseudociencia mundialmente olvidada, ineficaz, iatrogénica, incomprobable y refutada: el psicoanálisis. Una importante parte de los tratamientos en Argentina para el autismo, se basa en una teoría altamente falsa, delirante y peligrosa.  Los lentos avances de las neurociencias y la psicología científica son constantemente atascados y atacados por una horda de charlatanes con miedo a perder sus puestos (uno de sus campos de batalla favoritos es el diario Página/12, uno de los medios con más lectores en el país). El rigor científico es algo que escasea en una disciplina que tiene una importancia social extremadamente relevante, y a pesar de ser el país con más “psicólogos” (en realidad, psicoanalistas) del mundo, su calidad de salud mental es deplorable.  En fin, las cosas van mal en las academias de psicología en éste país y el panorama es desalentador. Lucas Stachuk y Martín Darío viven estas insuficiencias y desperfectos desde dentro, en el  Instituto de formación docente. en Posadas Misiones.  Ellos decidieron valientemente realizar una encuesta para ver qué tanta prevalencia tienen los mitos en el alumnado de psicología, y como la intuición sugería, los resultados son desalentadores.

Lucas Mariano Stachuk escribe:

Recientemente realizamos junto a un amigo (Martín Darío) una investigación en el Instituto de formación docente de Posadas Misiones, en la carrera de Profesorado en Psicología.
La investigación trataba acerca de las creencias en mitos de la psicología popular que tenían los alumnos de la 1ra, 2da, 3ra y 4ta instancia de la carrera. Estos mitos fueron sacados del libro ”50 mitos de la psicología popular”, fueron seleccionados ya que en la carrera (la cual estoy cursando el último año) se mencionan y se enseñan la mayoría de estos mitos como hechos comprobados.
Los mitos son: La mayoría de las personas usan el 10% de su capacidad intelectual; En algunos individuos predomina el hemisferio izquierdo del cerebro, y en otros, el derecho; la adolescencia es inevitablemente un periodo de agitación psicológica; los individuos suelen reprimir el recuerdo de sus experiencias traumáticas; los estudiantes aprenden mejor cuando se les enseña conforme a su estilo de aprendizaje; y las investigaciones demuestran que los sueños poseen significado simbólico.
Usamos como técnica de recolección de datos un cuestionario, en el cual estaban los mitos redactados como una afirmación y los participantes deberían poner si era verdadero o falso.
Por otra parte, realizamos el mismo cuestionario a alumnas del Profesorado en Nivel Inicial para ver si había alguna diferencia en comparación a los alumnos de la 4ta instancia de Psicología.
En un principio, por sentido común pensábamos que mientras más años alguien estudia una ciencia, se deberían tener menos creencia en mitos de la misma; contrariamente a nuestra hipótesis, el resultado de creencia en al menos un psico-mito en los alumnos de la 4ta instancia fue del 78,78% y de las alumnas del Prof. en Nivel Inicial fue del 70,55%. Y en total el resultado de toda la carrera de Prof. en Psicología fue de 74,05%.

Los datos obtenidos nos dicen que no hay una diferencia significativa en cuanto al aumento o disminución de la creencia en mitos de la psicología durante el cursado de la carrera, y tampoco es significativa la diferencia entre los alumnos del Profesorado en Nivel Inicial, y los alumnos del 4to año del Prof. En Psicología.

Por otra parte, la información que nos arrojan los datos es que hay un alto porcentaje de creencia en mitos de esta disciplina en la carrera, y evidentemente cursarla 4 años no hace que haya una disminución de los mismos. Básicamente la creencia en mitos se mantiene, cuando se supone, opino yo, que esto no debería ser así.
Personalmente, pienso que esto es un problema en la formación de los docentes de Psicología, tanto en el nivel terciario como en el secundario. Los contenidos que se deben transmitir deben ser hechos científicos, no solo pienso que es un error dar cátedra de creencias ridículas y pseudociencias inservibles, sino que también es una falta de respeto hacia el alumno hacerle perder tiempo enseñándole algunos de esos mitos como si fueran ciertos.

“Promover el aprendizaje de saberes científicos fundamentales para comprender y participar reflexivamente en la sociedad contemporánea” (Ley de educación 26.206, art. 11).

Aclaro que esto va más allá del ideario institucional, o “inclinación” (en este caso psicoanalítica) que tenga la misma. Apunto exactamente a la ética del educador, a la honestidad en cuanto a lo que enseña, al compromiso de investigar para transmitir lo que está contrastado, informarse, actualizarse y aunque se deba cumplir un programa con contenidos específicos, a su vez, explicar las debilidades, fallas y la invalidez de dicho contenido. “Para estar al día y enseñar, hace falta dedicación al estudio, a la docencia, a la atención a los alumnos, a las publicaciones recientes para saber si lo que se enseña está refrendado o cuestionado por la comunidad científica o intelectual conforme a los métodos contrastados” (A. Hortal, 2002).
Desde otro ángulo, sorprende la falta de pensamiento crítico en los alumnos en cuanto al contenido que se les transmite, y esto, pienso hipotéticamente, va a tener consecuencias luego en la transmisión de los mismos con sus alumnos en el nivel secundario.

Sí existen diferentes maneras de fomentar el pensamiento crítico en los alumnos, Gabriela Lopez Aymes (1) nos menciona las diferentes técnicas para ejercitar y desarrollar el mismo, pero algo que pienso como sumamente importante es el ejemplo que da el docente con respecto a esto, no encuentro ningún estudio acerca de la influencia que puede tener en sus alumnos un docente con las características, personalidad y/o rasgos de un pensador crítico, mencionando algunos: Curiosidad por un amplio rango de asuntos, preocupación por estar bien informado, confianza en el proceso de indagación razonada, flexibilidad para considerar alternativas y opiniones, justa imparcialidad en valorar razonamientos, etc (Fancione, 1990, citado por Lopez Aymes G.). Pero puedo suponer que esto es de gran incidencia en la formación de los adolescentes. También cabe mencionar la gravedad de la hipocresía en decir “chicos, hay que aplicar el pensamiento crítico en la vida… (Días después), gracias a Dios tenemos a Freud que nos pudo explicar cómo funciona el psiquismo para poder entendernos mejor”.

Particularmente, la razón por la cual continué cursando, y soportando muchas clases las cuales las veía en mayor parte como una pérdida de tiempo por su contenido (Psicología de la personalidad, Desarrollo II, Teorías I, Teología I, II, III, Ética filosófica teológica, Taller de educación para el amor, psicopatología, y uno que otro contenido de otras materias) fue porque sé que dentro de poco, voy a tener la oportunidad de influenciar en el pensamiento de los adolescentes, voy a poder guiar, aportar y de esta manera lograr algún cambio, y como consecuencia puede que sea un logro para la sociedad.

En fin cada uno intenta aportar para una sociedad mejor, lejos de las pseudociencias, las creencias religiosas, terapias alternativas, supersticiones, y todo tipo de irracionalidades, y yo, me propuse a aportar desde adentro de cuatro paredes, en el aula.

caca22.jpg

 

Bibliografía:

Lopez Aymes G. “El pensamiento crítico en el aula”, 12/01/13, recuperado 31/08/17

Hortal A.  Ética general de las profesiones, 2002

Lilienfeld S. “50 grandes mitos de la psicología popular”, 2010

Ley de educación 26.206, art. 11, Fines y Objetivos de la Política Educativa Nacional, recuperado 31/08/17

 

Anuncios

Un comentario en “Psico-mitos en las academias argentinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s