En defensa del Aborto

Por M. J. Glaeser.
Mi posición fue por mucho tiempo contraria al aborto, pero luego de pensar un poco más detenida y detalladamente, me di cuenta de que no había razón válida alguna para posicionarse en un lugar antiabortista, mientras que sí las había para apoyar la despenalización del aborto.
El argumento principal que sintetiza mi posición se puede delinear de la siguiente manera:
1) Una proposición moral p es cierta dentro de un marco moral si no se le puede hacer ninguna objeción por medio del modus tollendo tollens con premisas o bien fácticas o bien ciertas por virtud de pertenecer a las bases de tal marco moral.
Ejemplo A: “asesinar personas inocentes está bien” es falso ya que “§1. -En lo posible, hay que minimizar el sufrimiento, porque el sufrimiento es malo – §2. -El asesinato de personas provoca sufrimiento – §3. – ∴ (Ergo) En lo posible, hay que minimizar el asesinato de personas, porque asesinar es malo” es un argumento válido.
Ejemplo B: “Donar bienes (como dinero, tiempo, energía/esfuerzo, ayuda, u otros bienes) a organizaciones caritativas es bueno” es verdadero porque no hay ninguna objeción válida del tipo del ejemplo A qué se le pueda formular.
2) A “el aborto no es malo por lo general”  no se le puede hacer ninguna objeción por medio de un modus tollendo tollens con premisas o bien fácticas o bien ciertas por virtud de pertenecer a las bases de tal marco moral.
3) Ergo, “el aborto no es malo por lo general” es verdadero.
4) Ergo, por proceso de desentrecomillado, el aborto no es malo por lo general.
El argumento es válido, pero tiene una premisa controversial: la número 2). El resto del artículo defiende tal premisa frente a algunas objeciones.

OBJECIÓN A. 
(1) El feto siente dolor cuando se lo aborta.
(2) El dolor debe ser minimizado.
(3) Por lo tanto los casos de aborto deben ser minimizados (ya que son malos).

REFUTACIÓN:
El feto siente dolor a partir de las 20 semanas aprox., y el aborto antes es permisible.
Luego de las veinte semanas, si el dolor futuro de la potencial madre durante el embarazo más el esfuerzo post-embarazo es considerablemente más grande que el del feto, entonces también está permitido el aborto y no es inmoral.

Nota: si usted no come carne salte a la objeción B.
Para aquellos que comen carne, además, les diré algo: las vacas, chanchos y pollos sufren mucho más que un feto, incluso luego de las 20 semanas. No se puede ser omnívoro o carnívoro y estar en contra del aborto.

OBJECIÓN B. 

(1) El feto es miembro de la especie Homo Sapiens.

(2) La vida de todos los miembros de la especie Homo Sapiens debe ser respetada.

(3) Por lo tanto, la vida del feto debe ser respetada.
REFUTACIÓN:
La premisa (2) es falsa. Sólo aquellos miembros que tengan al menos una de las ‘cualidades biodignificantes’ (es decir, cualidades que dignifican la vida), poseen una vida respetable.

¿Cuáles son, entonces, tales cualidades?

–> Capacidad de sufrir considerablemente al ser asesinado.

–> El que haya personas que lamenten tu muerte.

–> Racionalidad.

–> Metas de vida.

–> Autonomía -es decir, estar fuera del cuerpo del otro-.

Vuelvo a aclarar: no hacen falta cumplir todos estos requisitos para que tu vida sea digna: con cumplir tan sólo uno alcanza. Pero está claro que el feto no cumple con ninguna de estas cualidades.
Además el aborto no es quitar la vida, es prevenir que el sujeto pase al plano de lo viviente.

OBJECIÓN C.
‘Entonces…’ dirá el antiabortista, ‘¿Cuáles son las diferencias con un bebé recién nacido?
RÉPLICA.
‘La diferencia’, diría yo ‘reside en la autonomía en el sentido en lo que la definimos anteriormente’.

OBJECIÓN D.
‘El feto’ dirá mi oponente anti-aborto, ‘ciertamente no cumple con ninguno de los requisitos biodignificantes, pero si no fuera abortado los cumpliría. Es un ser cuya vida es potencialmente digna’.

RÉPLICA:
A lo que yo respondería: ‘El que un X sea un potencial W no significa que X tenga los mismos derechos que un W real. Por ejemplo: un individuo de 7 años tiene potencialmente 13 años, pero eso no lo habilita a ver películas para mayores de 13. Y un príncipe, incluso si es un rey potencial, no tiene los mismos derechos y obligaciones que un rey real’.

OBJECIÓN E.
‘Si el feto no fuera abortado, una vez convertido en hombre (o mujer) maduro/a, no querría haber sido abortado/a’.

CONTRAARGUMENTO:
Tampoco, para tal caso, querría que otro espermatozoide hubiera sido seleccionado, pero no culpamos a la naturaleza (ni mucho menos tratamos de impedir) la ‘muerte’ de un espermatozoide (que para el caso también es un ‘potencial humano’), por usar el tipo de palabras que usan aquellos que se autodenominan falazmente ‘pro-vida’.

OBJECIÓN F.
(1) Hay que suspender el juicio sobre cualquier ‘víctima silenciosa’ (es decir, una víctima que no puede expresar su opinión sobre la situación) hasta que deje de serlo.
(2) El feto es una víctima silenciosa.
(3) Por lo tanto hay que suspender el juicio sobre el feto hasta que sea un bebé.

REFUTACIÓN:
La premisa (2) es falsa. El feto sí es silencioso, pero no es una víctima. Para ser víctima se requiere un sufrimiento evitable (minimizable). Para ser víctima (en vez de victimario) hay que tener la suficiente racionalidad como para poder elegir entre el dolor de la madre o el dolor propio. Ambos requisitos cumplirse, pero ninguno de ellos es cumplido en el caso del feto. El silencio además no supone nada digno de ser tomado en serio, ya que si se pudiera expresar, de todos modos carecería de la racionalidad como para decir qué opina al respecto.

OBJECIÓN G.
‘El feto podría causarle un gran bien a la sociedad si no fuese abortado’.

RESPUESTA:
También lo podría hacer un espermatozoide no seleccionado, y además también el feto le podría causar un gran mal a la sociedad si no fuese abortado (una nunca sabe).

OBJECIÓN H.
‘Es mejor tenerlo y dar en adopción’.

RESPUESTA:
‘Definitivamente es una opción, pero hay que ver si la potencial madre quiere sufrir lo que sufrirá en el embarazo (recordemos que 800 mujeres mueren por día en un parto). Si la madre no quiere, el H no supone ninguna objeción a la idea de que el aborto no es inmoral. Para llegar a esa posición habría que usar alguno de los otros argumentos, los cuales ya fueron refutados’.

OBJECIÓN I.

“Mi religión me dice que abortar es malo”.
RÉPLICA(S):

(1) Entonces no abortes, pero no podés imponer tu fe injustificada. Yo también puedo tener fe en que el aborto es bueno, si fuera el caso. Ninguna fe es más poderosa que la otra (excepto que sea apoyada en argumentos, pero ahí, por definición, deja de ser fe).

(2) En el caso de la religión cristiana, ésta no dice en ningún lugar que el aborto es malo, y además apoya algo muchísimo peor (incluso para los anti-aborto): el infanticidio.

(3) La moral religiosa es deplorable, de modo que la concordancia o no con la religión no es ningún termómetro de la moral.

 

PREGUNTAS Y RESPUESTAS:
P ¿Por qué no es inmoral si el dolor del feto es menor que el de la madre?

R El aborto es inmoral si el dolor del feto es considerablemente menor al de la madre, PORQUE hacer lo contrario (es decir: no abortar) sería más inmoral, ya que supone pasar por un dolor (el de la madre) minimizable. Imaginá que el dolor del feto es N y el de la madre es M; si N es menor a M (es decir: si la madre sufre más) entonces hay dos situaciones: o bien (i) el embarazo se lleva a cabo, en cuyo caso la cantidad de dolor efectuada es M y la cantidad de dolor evitad es N; o bien (ii) se aborta, en cuyo caso la cantidad de de dolor efectuada es N y la cantidad de dolor evitado es M. Se ve claramente que en el caso del aborto se minimiza el dolor efectuado y se maximiza el dolor evitado.

 

P Con esa lógica estaría bien anestesiar a cualquier persona y matarla ya que no sentiría nada, por ejemplo (un borracho está golpeando a otra persona y viene otra persona lo anestesia y después lo mata).

R En cuanto al ejemplo del borracho, el borracho posee bastantes de las cualidades biodignificantes: quizás tiene metas en la vida y/o racionalidad (aunque moderada o modificada) y de seguro no está DENTRO del cuerpo de otra persona, y es, por lo tanto, autónoma; por último, habría personas que lamentarían su muerte. Por lo tanto, su vida es respetable incluso si no sufre al ser asesinado, como vos planteás.

P En las cualidad biodignificantes pusiste que haya alguien que lamente tu/su muerte, referido al feto. En este punto tengo dudas, ya que la persona que aborte no quiere decir que no lamente el hecho, o algún familiar. El asunto es, aparte, pensar si un feto es un ser vivo que al ser abortado está muerto.
R Desde una perspectiva del utilitarismo, la cual estoy asumiendo, es una variable importante la de que alguien lamente la muerte del individuo. Primero: sobre el feto, uno nunca puede lamentar su muerte, porque (como vos bien planteás) para morir hay que estar vivo antes, y es discutible si este es el caso del feto. Segundo: es una variable importante PORQUE se usa “que alguien lamente” la muerte de otro como sinónimo de “que alguien SUFRA por la muerte de otro”, y esto último es relevante desde el marco del utilitarismo.

P No veo claro el argumento A ni tu respuesta a una objeción posterior. Que el dolor de la madre sea mayor que el del feto abortado no da razón suficiente para justificar el aborto (hablamos de un feto de veinte o más semanas). Hay que ponderar otras variables: por ejemplo, el origen del dolor de la madre (si es por el propio embarazo o por causas ajenas a él, aunque puedan estar relacionadas), la posibilidad de cuidados paliativos durante el embarazo, la naturaleza de ese dolor materno y sus consecuencias (es decir, si el dolor está causado por una enfermedad grave o si tal dolor puede poner en riesgo la vida de la madre) y consideraciones parecidas. Es decir, la pura comparación de dolores no puede, en mi opinión, servir como criterio para decidir entre el bienestar de la madre o la muerte del feto de veinte o más semanas. Hay que tomar en consideración otras variables. Otra cosa es que la comparación se de entre riesgos para la vida de la madre o del feto, más allá del simple dolor.

R Cuando hablo de “el dolor que la madre siente si no aborta, durante el embarazo, durante el parto y luego del parto”, estoy hablando del dolor que, asumiendo las circunstancias de la potencial madre (a las que denominaremos “Circ(em)” ) junto con el hecho de no abortar (al que denotaremos mediante “¬Ab”) es NECESITADO (“necessitated”, es decir, verdadero en todos los mundos posibles donde la conjunción ‘Circ(em) & ¬Ab’ es el caso). Por lo tanto cuando digo que “si el dolor de la potencial madre al no abortar es mayor al del feto si es abortado, entonces el aborto es permisible”, estoy diciendo que
“[Dol(em):(¬Ab–>Dol(em)) > Dol(F):(Ab–>Dol(F))]==>¬Obl(¬Ab)”, donde Dol=Dolor, F=Feto, em=embarazada, y obl=obligación.

P Puede darse el caso de que haya personas que lamenten la “muerte” incluso de un cigoto: por ejemplo, una madre de profundas convicciones cristianas, que considera que un óvulo fecundado es ya una persona e hijo de Dios. Por eso creo que no se trata de un criterio biodignificante objetivo, sino subjetivo, y por eso no es aceptable. La vida de una persona no vale más o menos por el hecho de que tenga o no allegados que lamenten su muerte.

R Cuando digo que alguien “lamente” la muerte de un feto (o embrión), estoy

poniendo dos condiciones: (i) que realmente sufra considerablemente en lo que

respecta a la muerte del individuo, y (ii) que el individuo esté vivo antes de

“morir”, es decir, que sea una muerte “en serio”.

P Un bebé recién nacido es tan carente de autonomía, a efectos prácticos, como un feto de veinte o más semanas. Un bebé requiere cuidados en todos los aspectos de su vida, y carece, por ello, del menor atisbo de autonomía (salvo, tal vez el de la llorera).

R Autonomía en el sentido que la definí, es decir: estar fuera del cuerpo de otra persona. Autonomía no es sinónimo de independencia aunque falta de autonomía implica dependencia en la mayoría de los casos.

P No estoy de acuerdo con tu definición de víctima (tener la suficiente racionalidad como para elegir entre el dolor propio o el ajeno). Creo que es un criterio inaplicable a los bebés, a los niños pequeños y a muchas personas psíquicamente disminuidas, que no por eso dejan de ser vístimas.

R Esa no es mi definición de víctima, simplemente es un requisito para ser víctima y no victimario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s