Poeta: Heroína Anónima

¿Por qué Heroína Anónima? Levantar el peso de mis huesos en tiempos donde la herida pesa más que el mismo dolor es un acto heroico, y escribo para liberar gritos que calla el alma y apagan mi voz.

Desierto

Vista desde afuera
sucumbida por la masa
penetrante y celosa
de los mal hablados
soy más monstruosa
que un Domingo sin café.

Pero mirame a los ojos
mirá mis heridas
mi pasado…
¿acaso no tengo futuro?

ese ruido que escuchás
es de cadenas atadas a mis pies
canto bien fuerte
sólo para ignorar.

Al final el silencio
siempre fue mejor maestro
que cualquier manual escolar.

Azul


Azul me pretende blanca
virgen
dorada como aurora
pura pero ardiente.

Azul
que abarca todo el horizonte
se vuelven grises mis ojos
cada vez que recuerdo.

La única pureza, Azul
Que encontrarás
La verás en la luz de tu ventana
A cada mañana
A cada mirada.
Yo vuelo firme,
Fuego habrá en mis alas.
Azul.

Voy a decir que me siento tan apacible-pasiva
degradante-vacilante como media luna-luna llena
vacía como la expectativa
desilusionada por esperar una lluvia de estrellas fugaces
que nunca fue

Tirados en el pasto sin importar el por qué
ni el porvenir
porque el presente
y la belleza del instante se encontraba en el cruce de nuestras pupilas.

yo extraño las voces, las risas
las caricias son momentáneas
una voz de la mente no sale más
grave-aguda
esta es mi forma de anhelar.


Días nublados – mil mañanas sin sol.

Cornisa andante.
Días nublados pasan
en la punta de mi nariz.
Hoy la luna se posa
en la entreceja del mundo

Escucho una fina lluvia caer
subo el volumen
del sonido de las gotas
que golpean insistentes
en el techo de chapa

Las pestañas cubren mi mirada
y me lanzo al cielo
con un grito desahogado
para drenar esta frialdad
que acapa mi alma
cada vez que me sorprendo a mí misma…
cada vez que me encuentro cabizbaja.

Con el fuego de tus promesas
quemé las desilusiones
ahora las esperanzas
son mis dardos
y juego al tiro al blanco de la vida.

Sigue lloviendo
tal vez con más fortaleza
y muero ahogada.

Me abrazo a mí misma
abrazo las ausencias
las soledades
los rencores
a estas lágrimas…
gotas de lluvia.

Aunque el tiempo
nos regale
días nublados
mil mañanas sin sol
nuestras sonrisas
serán eternas.

Hocico partido contra el mundo

Y acá se encuentra mi terror
de haberme aferrada
contra el mismo suelo
en el que reventé mis sueños.

A pesar
soy alma
alma que nada
alma que siempre.
Lo que está en tu frente: no lo ves
está prohibido tener mente
de ahí surgen los recuerdos
y al final
la memoria es una trampa
pétalos dispersos
debilidad siento si soplás, mi amor.

Déjame ser parte de esta noche,
soy alma
alma que suele renunciar,
que me abandone el olvido y el dolor
antes de que me abandone a mí la sonrisa.

Soy corazón desprendido
en sangre tibia
(te voy a salvar pequeña voz)
sos una selva,
sos una ola,
yo, soy.

Poeta de Zona Norte, Buenos Aires, Argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s